Mejorar el aspecto de tu sonrisa equilibrando las proporciones entre dientes y encías puede conseguirse gracias a una gingivectomía.

Este procedimiento es muy común y sencillo, muy habitual al finalizar un tratamiento de ortodoncia. También muchos pacientes nos preguntan por él tras ponerse implantes dentales en Carabanchel en nuestra clínica.

Hoy te contamos en qué consiste esta técnica y qué beneficios tiene.

 

Gingivectomía: ¿qué es exactamente?

Se trata de una intervención, muy sencilla e indolora, que permite corregir la forma de las encías. Esto lo conseguimos al eliminar el exceso de tejido gingival.

No existe dolor en esta intervención porque se realiza con anestesia local y técnicas de microcirugía. No requiere puntos de sutura y su cicatrización es limpia y rápida.

¿Quieres saber cómo se hace? Te lo explicamos paso a paso:

  • Dormimos la zona con anestesia local.
  • Realizamos una pequeña incisión, con el bisturí eléctrico, en las encías para eliminar el exceso de tejido.
  • Este bisturí cauteriza, por lo que la cicatrización es muy sencilla y rápida.
  • La intervención dura unos 30-45 minutos para una boca completa.

Como anécdota te confesamos que tardamos más en preparar el gabinete para la intervención, que en realizar la gingivectomía en sí.

 

¿Existe postoperatorio?

Lo cierto es que se trata de una intervención tan limpia y rápida que el postoperatorio no va mucho más allá de extremar la higiene, especialmente durante la cicatrización:

  • Apenas se produce sangrado.
  • Gracias a las técnicas de microcirugía, es muy poco invasiva.
  • Al salir de la clínica puedes continuar con tu actividad diaria.
  • Lo más importante es mantener una buena higiene bucodental y seguir las indicaciones que te haya proporcionado tu odontólogo/a.
  • Si notas alguna molestia, puedes tomar un analgésico.

 

¿Cuándo se practica la gingivectomía?

Puede practicarse para conseguir una sonrisa más equilibrada, alargar los dientes visualmente al reducir el tamaño de las encías, logrando así una boca más joven y sana. 

También puede practicarse en casos en los que la enfermedad periodontal ha inflamado demasiado las encías y es necesario eliminar tejido sobrante para que puedan desinflamarse.

Estos son los casos más habituales en los que se realiza esta intervención:

  • Gingivitis: es la inflamación y sangrado de las encías a consecuencia del cúmulo de placa bacteriana. Es decir, fruto de una mala higiene. En casos graves de inflamación puede ser necesario eliminar parte de la encía para ayudar a la desinflamación.
  • Sonrisa gingival: es ese tipo de sonrisa en la que, al sonreír, se ven los dientes completos y una parte de encía. Lo habitual es realizar la intervención acompañada de una gingivoplastia. El objetivo es remodelar el borde de la encía para lograr una sonrisa más armónica y proporcionada.
  • Pérdida ósea: cuando hay que realizar una cirugía de hueso, también se recurre a esta intervención.
  • Alargamiento de la corona: esto no siempre se hace por cuestiones estéticas sino también por cuestiones funcionales. A veces necesitamos ganar tejido dentario para reconstruir una pieza o colocar una corona. En estos casos procedemos a realizar la intervención de la que te hablamos.

 

La gingivectomía, como has podido ver, es una intervención de lo más sencilla. Es además la forma de solucionar muchos problemas estéticos sin necesidad de tratamientos más largos o costosos. 

Ponte en contacto con nosotros para estudiar tu caso de forma individualizada y encontrar la solución perfecta para tu boca.