Una de las grandes preguntas sobre este tratamiento: ¿Qué podemos esperar después de Invisalign? Lo normal es tener las expectativas altísimas, ¿verdad? Lo cierto es que los resultados esperables son siempre increíbles, con una sonrisa alineada y una boca saludable. Pero es preciso conocer algunos aspectos que el paciente debe mantener tras la retirada de los alineadores.

Lo primero de todo, tienes que saber que para que el procedimiento llegue a la meta deseada, la constancia es fundamental. Lo mismo que hacer caso a las instrucciones de nuestro profesional y a errores a evitar con Invisalign que pudieran arruinar todo el tratamiento.

Lo cierto es que después de Invisalign, tras abandonar los aligners, comienza una nueva etapa que puede ser consideraba como igual de importante, sobre todo si nos referimos al largo plazo: el uso de retenedores Invisalign.

¿Qué son los retenedores para después de Invisalign?

Una vez que hemos terminado con nuestro tratamiento, cada paciente disfrutará de una sonrisa totalmente nueva, armoniosa, atractiva. Es momento, por tanto, de tratar de mantenerla durante muchísimo tiempo, ¿no? Los retenedores son, precisamente, la herramienta que tendremos a nuestro alcance para conseguirlo. Por lo tanto, estamos ante un aliado del que no podemos, o más bien no debemos, prescindir.

Pese a recolocar nuestras piezas dentales, lo cierto es que estas tienden a volver a su lugar original por sí solas. Esto, claro, si tienen la oportunidad. Los retenedores están destinados a que después de Invisalign esto no ocurra. Su función será recordar a los dientes, de una manera muy suave, que se mantengan en su nueva posición.

Algunos beneficios del uso de retenedores son:

  • Mantener los huecos cerrados
  • Mantener la corrección de la mordedura
  • Evitar el amontonamiento de los dientes
  • Evitar rechinar los dientes al dormir

Es función de cada paciente y de la situación analizada después de Invisalign, cada especialista deberá establecer qué tipo de retenedor es el más conveniente, si uno fijo o uno removible. Tienes que saber que los retenedores Invisalign son prácticamente invisibles, como no podía ser de otra forma. De hecho, son muy similares a los propios alineadores.

Lo último que te diremos sobre los retenedores después de Invisalign es que estos duran años, pero deben ser sustituidos cada cierto tiempo.